El cultivo del tomate

El cultivo del tomate es propio de México, aunque el tomate es originario de la región andina que va desde el sur de Colombia al norte de Chile.

El tomate es una planta anual perenne y arbustiva. Puede desarrollarse de forma rastrera, semierecta o erecta. Hay variedades de crecimiento limitado y variedades de crecimiento ilimitado. El tomate posee una raíz principal corta y débil, y raíces secundarias potentes y numerosas, además de raíces adventicias. El tallo principal tiene un grosor entre 2-4cm, sobre él se desarrollan tallos secundarios, las hojas y las inflorescencias. El cultivo del tomate

Requerimientos para el cultivo del tomate:

El cultivo del tomate necesita especial atención de los factores climáticos. La temperatura óptima de desarrollo varía entre 20-30°C durante el día, y 1-17°C durante la noche. Las temperaturas superiores a 35°C afectan la fructificación y el desarrollo de la planta. Las temperaturas inferiores a los 12°C, ocasionan problemas de desarrollo de la planta. La fecundación no se produce o es defectuosa, entre 12-25°C.

La humedad relativa ideal para el cultivo del tomate, oscila entre 60-80%. A porcentajes mayores de humedad, aparecen enfermedades aéreas, se agrietan los frutos, y se dificulta la fecundación por compactamiento del polen. La humedad relativa baja, dificulta la fijación del polen al estigma de la flor. Para el buen desarrollo de el cultivo del tomate, es necesario un valor elevado de luminosidad, que permita la floración y fecundación.

El cultivo del tomate no presenta mayores exigencias en cuanto al terreno, sí requiere de un buen drenaje, con suelos sueltos de textura arcillosa-silícea y muy ricos en materia orgánica. Pero se desarrolla muy bien en suelos arcillosos enarenados. Necesita un pH ligeramente ácido (ligeramente alcalino para terrenos enarenados). El cultivo del tomate se da muy bien en invernaderos.

Abonado de el cultivo del tomate:

El tomate requiere de grandes cantidades de materia orgánica a medio descomponer para su mejor desarrollo. El riego en el cultivo del tomate, se adecua a las necesidades de la planta y a las del terreno. También debe tomarse en cuenta la evaporación, la calidad del agua. El sistema de riego recomendado para el cultivo del tomate es el riego por goteo, que brinda un mayor aprovechamiento del riego.

© 2008 Todos los derechos reservados Jardineria Digital
www.jardineriadigital.com